Default welcome msg!

0

Métodos para la elaboración de cerveza casera

Elaboración a partir de kits de cerveza

Los llamados “Kits de cerveza” son preparados de mosto lupulizado en forma de jarabe, que vienen con un sobre de levadura. Una vez rehidratado el mosto, se añade la levadura. Este método permite así saltarnos algunos pasos más laboriosos del proceso para ir directamente a la fermentación. 

Este es el método más sencillo y puede resultar el más indicado si es tu primera vez. Te servirá para familiarizarte con las últimas fases del proceso cervecero. Aprenderás a tener una correcta limpieza y desinfección de los utensilios, aprenderás a fermentar el mosto de manera adecuada (que es la parte más importante en la elaboración de cerveza) y aprenderás a trasvasar y embotellar el producto final.

Veamos ahora qué utensilios vas a necesitar:

  • Cubo fermentador con airlock
  • Densímetro + probeta (Opcional pero recomendable)
  • Cubo de embotellado
  • Azúcar
  • Botellas de cristal
  • Chapas
  • Chapadora
  • Producto para limpieza y desinfección: Chemipro OXI



A continuación te detallamos los pasos a seguir para elaboraciones a partir de kits de cerveza:

  1. Calienta al baño maría la lata que contiene el extracto líquido de mosto lupulizado para conseguir que el jarabe se disuelva.
  2. Todos los utensilios que utilices a partir de ahora deben estar limpios y esterilizados utilizando Chemipro OXI.
  3. Llena el cubo fermentador con los litros de agua que indique la receta reservando medio litro en otro recipiente.
  4. Vierte el contenido de la lata en el fermentador y mézclalo bien con el agua.  Calienta el medio litro que has reservado y utilízalo para disolver el extracto que haya quedado pegado en las paredes de la lata. Viértelo todo en el fermentador.
  5. Espolvorea la levadura en polvo sobre el mosto y con una cuchara o espumadera limpia y desinfectada remueve enérgicamente el mosto para oxigenarlo.
  6. Coloca la tapa en fermentador. Llena el airlock con alcohol, Vodka o similar hasta la mitad y emplázalo en el agujero de la tapa del fermentador.
  7. Sitúa el fermentador en una zona tranquila que disponga de una temperatura de unos 20ºC. ¡Por hoy ya has terminado!
  8. Entre 12 y 24 horas después empezarás a ver actividad en el airlock en forma de burbujas.
  9. Cuando la actividad en el airlock cese por completo toma una muestra de la cerveza por el grifo del fermentador utilizando la probeta y mide la densidad con el densímetro. Anota la lectura.



  10. A los dos días de tomar la primera lectura vuelve a tomar una lectura de densidad. Si la densidad sigue siendo la misma, la cerveza ya está lista para embotellar. Si la densidad ha variado, repite este paso hasta que veas que en el transcurso de dos días la densidad de la cerveza no ha variado.
  11. Limpia y desinfecta el cubo de embotellado y trasvasa la cerveza desde el fermentador al cubo de embotellado procurando dejar atrás toda la levadura que habrá en el fondo del fermentador.
  12. En una cazuela pequeña calienta unos 250 ml de agua y disuelve en ellos 6 gramos de azúcar por cada litro de cerveza que vayas a embotellar. Si tienes 20 litros de cerveza deberás usar 120 gr de azúcar. Cuando el azúcar esté totalmente disuelto sube el fuego hasta que empiece a hervir y a continuación apaga el fuego.
  13. Vierte este almíbar sobre la cerveza y remueve suavemente evitando oxigenar la mezcla.
  14. Llena cada botella hasta un dedo por debajo de la boca y usando la chapadora, chápala con las chapas previamente desinfectadas.
  15. Deja las botellas en un lugar tranquilo y sin luz directa y espera 15 días para empezar a disfrutar de tu primera cerveza casera.


Elaboración a partir de kits de cerveza de extracto de malta


Esta sería la segunda opción más sencilla. Con este método tendrás más control sobre el resultado final y cuando adquieras experiencia podrás modificar las recetas para que se adapten más a tus gustos personales. A diferencia del método anterior ahora hervirás el mosto y añadirás los lúpulos en diferentes tiempos del hervido.



Los utensilios que vas a necesitar serán los siguientes:

  • Olla de inox de 33 litros con grifo y filtro para lúpulo
  • Serpentín enfriador o enfriador de placas. (Aunque no es lo más adecuado, si no dispones de ninguno de estos dos utensilios, puedes enfriar el mosto sumergiendo parte de la olla en agua fría, ya sea en el fregadero o en una bañera.)
  • Cubo fermentador con airlock
  • Densímetro + probeta
  • Cubo de embotellado
  • Azúcar
  • Botellas de cristal
  • Chapas
  • Chapadora
  • Producto para limpieza y desinfección: Chemipro OXI



 A continuación te detallamos los pasos a seguir para elaboraciones a partir de kits de cerveza:

  1. Llena la olla con unos 28 litros de agua.

  2. Empieza a calentar el agua y cuando esté templada añade el extracto de malta y disuélvelo completamente. Una vez disuelto continua calentando hasta llevar el mosto a ebullición.

  3. Hierve el mosto durante una hora. Empieza a contar el tiempo cuando puedas ver un hervido vigoroso. No pierdas de vista el mosto en los primeros minutos del hervido para evitar que se desborde.

  1. Durante la hora de hervido ve echando las cuotas de lúpulo según indique la receta. Ten en cuenta que los tiempos de hervido en las recetas de cerveza se expresan al revés, con lo que el minuto 60 es el inicio del hervido y el minuto 0 es el final del hervido. Como norma general se añade una cuota de amargor al inicio del hervido (minuto 60), una cuota de sabor cuando quedan 15 minutos para apagar el fuego (minuto 15) y una cuota de aroma al apagar el fuego (minuto 0) pero esto puede variar en función de la receta. 

  1. Una vez apagado el fuego sumerge el serpentín enfriador en la olla y comienza el proceso de enfriado circulando agua fría del grifo por el serpentín. Debes enfriar el mosto hasta una temperatura de entre 20 y 25º C.

  2. A partir de este momento todo lo que esté en contacto con el mosto tiene que estar perfectamente limpio y desinfectado. Limpia y desinfecta el cubo fermentador y el airlock usando Chemipro OXI .

  3. Pasa el mosto ya enfriado al fermentador utilizando el grifo de la olla.

  4. Continua el proceso a partir del paso 5 de la “ELABORACIÓN A PARTIR DE KITS DE CERVEZA.

 

Elaboración de cerveza casera con método "todo grano"


Por fin llegamos a la elaboración todo grano. Este es el método que requiere más tiempo y más utensilios pero te permitirá tener un control total del producto final. Podrás controlar la fermentabilidad del mosto para conseguir cervezas con más o menos cuerpo. Podrás utilizar distintos tipos de malta y cereales para obtener sabores y colores distintos. Y por supuesto, igual que en el método anterior, podrás modificar las adiciones de lúpulo para jugar con el grado de amargor, sabor y aroma que este aporta.

Aquí tienes una lista de los utensilios que vas a necesitar:

  • Molino para malta tipo corona o de rodillos. (Opcional ya que puedes comprar la malta molida)
  • Macerador con doble fondo o bolsa de macerado. El macerador debe disponer de un grifo en la parte inferior.
  • Jarra de 1 o 2 litros
  • Olla de inox de 33 litros con grifo y filtro para lúpulo
  • Serpentín enfriador o enfriador de placas. (Aunque no es lo más adecuado, si no dispones de un enfriador, puedes enfriar el mosto sumergiendo parte de la olla en agua fría, ya sea en el fregadero o en una bañera.)
  • Cubo fermentador con airlock
  • Densímetro
  • Cubo de embotellado
  • Azúcar
  • Botellas de cristal
  • Chapas
  • Chapadora
  • Producto para limpieza y desinfección: Chemipro OXI

A continuación te detallamos los pasos a seguir para elaboraciones “todo grano”: 

  1. Muele la malta usando el molino. (Si has comprado la malta molida pasa directamente al punto 2). Cuando muelas el grano debes procurar que la cascarilla quede lo más entera posible, ya que nos ayudará más adelante en el proceso de filtrado.

  1. Calienta a unos 77º C la cantidad total de agua que vas a necesitar para realizar el macerado de la malta. Se suele usar una relación de 2,5 o 3 partes de agua por cada parte de grano. Supongamos que el peso total del grano en la receta es de 5 kilos, entonces deberemos calentar entre 12,5 y 15 litros de agua.

  2. Mezcla gradualmente la malta con el agua dentro del macerador. Tienes que  evitar que se formen grumos ya que eso afectaría negativamente al rendimiento de la malta. Este proceso se conoce como empaste.

  3. Una  vez realizado el empaste usa un termómetro para comprobar que la temperatura de la mezcla está alrededor de los 67º C. Ponle la tapa al macerador y deja la mezcla macerando durante una hora. Si tu macerador no tiene aislamiento térmico puedes “abrigarlo” rodeándolo con una manta.

  4. Mientras, calienta  a 80º C el agua que vas a necesitar para el lavado del grano.

  5. Una vez terminado el macerado tenemos que realizar el recirculado. Esto nos ayudará a obtener un mosto más claro. Para ello abre lentamente el grifo del macerador y llena la jarra de 1 o 2 litros. Echa el mosto de la jarra de nuevo al fermentador de manera muy suave evitando deshacer la cama de grano. Para ello te puedes ayudar de una espumadera. Colócala en perpendicular y un par de centímetros por encima del nivel del líquido del macerador y lentamente ve echando el mosto de la jarra sobre la pala de la espumadera. Así evitarás que el mosto caiga con fuerza sobre la cama de grano deshaciéndola. Repite este proceso hasta que hayas recirculado unos 5 litros de mosto o hasta que veas que el mosto está clarificado y está brillante.

  6. Abre lentamente el grifo del macerador y vierte todo el mosto en la olla de hervido.

  7. Añade al macerador el resto del agua que has calentado a 80º C y remueve la mezcla. Pon la tapa al macerador y espera 10 minutos.

  8. Repite el paso 6.

  9. Repite el paso 7.

  10. Ahora que ya tienes todo el mosto en la olla es hora de encender el fuego y llevar el mosto a ebullición.

  11. Hierve el mosto durante una hora. Empieza a contar el tiempo cuando puedas ver un hervido vigoroso. No pierdas de vista el mosto en los primeros minutos del hervido para evitar que se desborde.

  12. Durante la hora de hervido ve echando las cuotas de lúpulo según indique la receta. Ten en cuenta que los tiempos de hervido en las recetas de cerveza se expresan al revés, con lo que el minuto 60 es el inicio del hervido y el minuto 0 es el final del hervido. Como norma general se añade una cuota de amargor al inicio del hervido (minuto 60), una cuota de sabor cuando quedan 15 minutos para apagar el fuego (minuto 15) y una cuota de aroma al apagar el fuego (minuto 0) pero esto puede variar en función de la receta.

  1. Una vez apagado el fuego sumerge el serpentín enfriador en la olla y comienza el proceso de enfriado circulando agua fría del grifo por el serpentín. Debes enfriar el mosto hasta una temperatura de entre 20 y 25º C.

  2. A partir de este momento todo lo que esté en contacto con el mosto tiene que estar perfectamente limpio y desinfectado. Limpia y desinfecta el cubo fermentador y el airlock usando Chemipro OXI .

  3. Pasa el mosto ya enfriado al fermentador utilizando el grifo de la olla.

  4. Continua el proceso a partir del paso 5 de la “ELABORACIÓN A PARTIR DE KITS DE CERVEZA.

Earthnat family - Living a natural life
Cervezas artesanas
Belleza y cosmética natural
Horticultura ecológica y natural
Cocinas solares
Mi cesta

No tienes productos en tu cesta.